Las consecuencias de la sequía El ocaso de las nieves eternas de nuestra cordillera

Chile se está quedando sin nieve. Estudio detecta déficit nival de hasta 60% este año. La ausencia de lluvias ha provocado no sólo una creciente sequía en el territorio nacional, sino que tiene a su principal reservorio hídrico como es la cordillera, secándose peligrosamente como nunca lo habíamos imaginado.

Chile está siendo azotado por una de las peores sequías de su historia. Un grupo de diputados DC exigieron una sesión especial para abordar el problema de la escasez hídrica en el país, especialmente pensando en que hay regiones que superan en un 60% el déficit de lluvia. Si no hay agua, no hay nieve. Y eso es lo que está pasando en nuestra cordillera.

Un Informe elaborado por @Antarctica de la Universidad de Santiago, alerta sobre la crítica situación que está viviendo la Cordillera de Los Andes, la cual por estos días está quedándose -literalmente- sin nieve. El estudio es tajante para sostener que esta debacle afecta a gran parte de la zona cordillerana que cruza el país, notándose sus consecuencias desde Calama (23ºS) hasta Talca (39ºS).

Es así como en la zona central, la densidad nival descendió de 4.812 km2 a unos 2.018 km2. Fue en el mes de mayo, según los investigadores de USACH, cuando más dramáticamente se comprobó la falta de nieve en las cumbres andinas, donde habría descendido hasta casi un 60% de su cobertura, afectando la provisión de agua potable para las urbes cercanas.

Fueron las regiones de Región de Atacama, Metropolitana y de O’Higgins, donde los déficits fueron particularmente preocupantes, zonas donde normalmente la acumulación de nieve cordillerana es una importante fuente de agua para muchas comunidades de la zona central. Al comparar el promedio de mayo durante los últimos 20 años con el mayo actual, la cobertura nival en el Norte Chico, presentó un déficit promedio de 57%.

“La falta de nieve de este 2021 no es coyuntural. La Cordillera de los Andes es una de las zonas más vulnerables al cambio climático. De acuerdo a nuestros estudios (basados en datos satelitales), sólo en las últimas tres décadas, la superficie cubierta de manto blanco durante la temporada seca, entre Putre y el volcán Osorno, ha retrocedido más de 1.200 km², señalan en la USACH.

El déficit de nevadas detectadas en nuestra cordillera, es equivalente a dos veces la superficie de la ciudad de Santiago. Los retrocesos en su cobertura no sólo están ocurriendo en la temporada seca. En invierno, las pérdidas se estiman superiores a 10% por década. “La falta de nieve invernal significará inevitablemente una disminución en el caudal de los ríos durante la primavera.

“Para poder suplir este falta de nieve cordillerana, la reserva natural de agua para nuestras ciudades, será necesario aumentar la capacidad de almacenamiento hídrico artificial, generando una nueva hoja de ruta que permita suplir este déficit de agua natural, que hoy -a la luz de la cruda realidad- es muy difícil saber si contaremos con ella en los próximos 30 años”, señala el estudio universitario.

Es un aporte más de Publimicro.

Fuente: Creación Propia

Compartir


Síguenos si quieres saber para donde va la micro

|

+56 9 5718 0343 Suscríbete